jueves, enero 19, 2017

Evangelio Enero 19, 2017

Día litúrgico: Jueves II del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mc 3,7-12): En aquel tiempo, Jesús se retiró con sus discípulos hacia el mar, y le siguió una gran muchedumbre de Galilea. También de Judea, de Jerusalén, de Idumea, del otro lado del Jordán, de los alrededores de Tiro y Sidón, una gran muchedumbre, al oír lo que hacía, acudió a Él. Entonces, a causa de la multitud, dijo a sus discípulos que le prepararan una pequeña barca, para que no le aplastaran. Pues curó a muchos, de suerte que cuantos padecían dolencias se le echaban encima para tocarle. Y los espíritus inmundos, al verle, se arrojaban a sus pies y gritaban: «Tú eres el Hijo de Dios». Pero Él les mandaba enérgicamente que no le descubrieran.


«Le siguió una gran muchedumbre de Galilea. También de Judea, de Jerusalén, de Idumea, del otro lado del Jordán, de los alrededores de Tiro y Sidón»
Rev. D. Melcior QUEROL i Solà - (Ribes de Freser, Girona, España)

Hoy, todavía reciente el bautismo de Juan en las aguas del río Jordán, deberíamos recordar el talante de conversión de nuestro propio bautismo. Todos fuimos bautizados en un solo Señor, una sola fe, «en un solo Espíritu para formar un solo cuerpo» (1Cor 12,13). He aquí el ideal de unidad: formar un solo cuerpo, ser en Cristo una sola cosa, para que el mundo crea.

En el Evangelio de hoy vemos cómo «una gran muchedumbre de Galilea» y también otra mucha gente procedente de otros lugares (cf. Mc 3,7-8) se acercan al Señor. Y Él acoge y procura el bien para todos, sin excepción. Esto lo hemos de tener muy presente durante el octavario de oración para la unidad de los cristianos.

Démonos cuenta de cómo, a lo largo de los siglos, los cristianos nos hemos dividido en católicos, ortodoxos, anglicanos, luteranos, y un largo etcétera de confesiones cristianas. Pecado histórico contra una de las notas esenciales de la Iglesia: la unidad.

Pero aterricemos en nuestra realidad eclesial de hoy. La de nuestro obispado, la de nuestra parroquia. La de nuestro grupo cristiano. ¿Somos realmente una sola cosa? ¿Realmente nuestra relación de unidad es motivo de conversión para los alejados de la Iglesia? «Que todos sean uno, para que el mundo crea» (Jn 17,21), ruega Jesús al Padre. Éste es el reto. Que los paganos vean cómo se relaciona un grupo de creyentes, que congregados por el Espíritu Santo en la Iglesia de Cristo tienen un solo corazón y una sola alma (cf. Hch 4,32-34).

Recordemos que, como fruto de la Eucaristía —a la vez que la unión de cada uno con Jesús— se ha de manifestar la unidad de la Asamblea, ya que nos alimentamos del mismo Pan para ser un solo cuerpo. Por tanto, lo que los sacramentos significan, y la gracia que contienen, exigen de nosotros gestos de comunión hacia los otros. Nuestra conversión es a la unidad trinitaria (lo cual es un don que viene de lo alto) y nuestra tarea santificadora no puede obviar los gestos de comunión, de comprensión, de acogida y de perdón hacia los demás.
=
Fuente: evangeli.net

Santoral Enero 19


-Beata Beatriz de Lens, Confesora
-Beata Beatriz, Virgen
-Beata Isabel Berti, Religiosa 

-Beato Guillermo Saltamoquio, Mártir de la Eucaristía
(Busco Estampa)
-Beato Jaime Julio Bonnaud, Presbítero y Mártir
-Beato Marcelo Spínola y Maestre, Obispo y Fundador
-Beato Santiago o Jaime de Sales, Mártir de la Eucaristía (Busco Estampa)

-Nuestra Señora de Gimout, Citeaux, Francia.


-San Abaco o Abacus de Persia, Mártir
-San Abato, Mártir
-San Alberto de Cashel, Obispo
-San Antonio, Estilita de Martkobsk, Fundador 
-San Antonio Rawah, Mártir
-San Godone de Novalesa, Abad (Busco Estampa)
-San Gumersindo, Presbítero y Mártir
-San Macario el Alejandrino, Presbítero y Abad
-San Macario de Kiev, Diácono
-San Mario de Persia, Marta y sus hijos Audifax y Abacus, Mártires
-San Mark de Efeso, Arzobispo

-San Melanipo, Mártir
-San Minasio, Abad
-San Ponciano de Spoleto, Mártir
-San Remigio de Rouen, Arzobispo
-San Sabiniano, Mártir
-San Saturnino de África, Mártir
-San Servideo, Monje y Mártir
-San Severiano, Obispo y Mártir
-San Vulstan, Walstano, Wulstan o Wulstano de Worcester, Obispo

-Santa Abundancia, Virgen
-Santa Eufrasia de Nicomedia, Virgen y Mártir
-Santa Faustina de Como, Benedictina Vírgen y Mártir
-Santa Germana de África, Mártir
-Santa Liberata de Como, Benedictina Vírgen y Mártir
-Santa Marta de Persia, Esposa, Madre y Mártir

miércoles, enero 18, 2017

Evangelio Enero 18, 2017

Día litúrgico: Miércoles II del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mc 3,1-6): En aquel tiempo, entró Jesús de nuevo en la sinagoga, y había allí un hombre que tenía la mano paralizada. Estaban al acecho a ver si le curaba en sábado para poder acusarle. Dice al hombre que tenía la mano seca: «Levántate ahí en medio». Y les dice: «¿Es lícito en sábado hacer el bien en vez del mal, salvar una vida en vez de destruirla?». Pero ellos callaban. Entonces, mirándoles con ira, apenado por la dureza de su corazón, dice al hombre: «Extiende la mano». Él la extendió y quedó restablecida su mano. En cuanto salieron los fariseos, se confabularon con los herodianos contra Él para ver cómo eliminarle.

«¿Es lícito en sábado hacer el bien en vez del mal, salvar una vida en vez de destruirla?»
Rev. D. Joaquim MESEGUER García - (Sant Quirze del Vallès, Barcelona, España)

Hoy, Jesús nos enseña que hay que obrar el bien en todo tiempo: no hay un tiempo para hacer el bien y otro para descuidar el amor a los demás. El amor que nos viene de Dios nos conduce a la Ley suprema, que nos dejó Jesús en el mandamiento nuevo: «Amaos unos a otros como yo mismo os he amado» (Jn 13,34). Jesús no deroga ni critica la Ley de Moisés, ya que Él mismo cumple sus preceptos y acude a la sinagoga el sábado; lo que Jesús critica es la interpretación estrecha de la Ley que han hecho los maestros y los fariseos, una interpretación que deja poco lugar a la misericordia.

Jesucristo ha venido a proclamar el Evangelio de la salvación, pero sus adversarios, lejos de dejarse convencer, buscan pretextos contra Él: «Había allí un hombre que tenía la mano paralizada. Estaban al acecho a ver si le curaba en sábado para poder acusarle» (Mc 3,1-2). Al mismo tiempo que podemos ver la acción de la gracia, constatamos la dureza del corazón de unos hombres orgullosos que creen tener la verdad de su parte. ¿Experimentaron alegría los fariseos al ver aquel pobre hombre con la salud restablecida? No, todo lo contrario, se obcecaron todavía más, hasta el punto de ir a hacer tratos con los herodianos —sus enemigos naturales— para mirar de perder a Jesús, ¡curiosa alianza!

Con su acción, Jesús libera también el sábado de las cadenas con las cuales lo habían atado los maestros de la Ley y los fariseos, y le restituye su sentido verdadero: día de comunión entre Dios y el hombre, día de liberación de la esclavitud, día de la salvación de las fuerzas del mal. Nos dice san Agustín: «Quien tiene la conciencia en paz, está tranquilo, y esta misma tranquilidad es el sábado del corazón». En Jesucristo, el sábado se abre ya al don del domingo.
=
Fuente: evangeli.net

Santoral Enero 18


-Beata Beatriz II de Este de Ferrara, Monja Benedictina
-Beata Cristina Ciccarelli de L´Aquila, Virgen Agustina
-Beata Felicita o Felicidad Pricet, Mártir
-Beata Carlota o Carla Lucas, Mártir
-Beata María Teresa Fasce, Religiosa Abadesa
-Beata Mónica Pichery, Mártir
-Beata Regina Protmann, Fundadora
-Beata Victoria Gusteau, Mártir 

-Beato Andrés Grego de Piscaria, Sacerdote Dominico
-Beato Juan de Laers, Mercedario
-Beato Manuel Barbal Cosín (Jaime Hilario), Religioso Mártir 

-La Cátedra de San Pedro en Roma, en 43 (Febrero 22)


-San Ágape, Confesor
-San Amario, Confesor
-San Amonio o Ammonio, Mártir
-San Ananías, Confesor
-San Antonio, Mártir
-San Atenógenes de Ponto, Teólogo y Poeta
-San Atanasio el Grande, Arzobispo
-San Atanasio de Syandemsk, Abad
-San Cirilo, Genitor de San Sergio de Radonezh
-San Cirilo, Arzobispo
-San Cosconio, Mártir
(Busco Estampa)
-San Deícola, Abad
-San Deicolo de Lure, Abad
-San Donato, Confesor
-San Elpidio, Confesor
-San Juventino, Confesor
-San Joaquín, Patriarca de Trnovo y Bulgaria
-San Klucio, Mártir
-San Leopardo o Leobardo de Tours, Recluso (Marzo 18)
-San Liberto, Ermitaño
-San Lucio, Obispo y Mártir (Busco Estampa)
-San Manuel Barbal Cosín (Jaime Hilario), Religioso Mártir (Julio 28) (Octubre 9)
-San Marciano de Cyrrhus de Siria
-San Máximo, obispo.
-San Máximo el Nuevo
-San Moisés
-San Melanipo, Mártir (Busco Estampa)
-San Moseo de Ponto, Mártir
-San Suceso, Obispo y Mártir (Busco Estampa)
-San Sulpicio, Obispo
-San Pablo, Obispo y Mártir (Busco Estampa)
-San Tito, Confesor
-San They de Cornwall, Abad y Obispo
-San Ulfrido, Obispo y Mátir
-San Venerando de Clermont, Obispo
-San Volusiano o Volusien de Tours, Obispo y Confesor
-San Zenón, Mártir (Busco Estampa)

-Sierva de Dios, Adelia Abbo Fontana de Calvani, Laica

-Siervo de Dios, Arístides Calvani Silva, Laico

-Santa Aca, Confesora
-Santa Elvira, Virgen
-Santa Faustina de Como, Virgen, hermana de Santa Librada
-Santa Genoveva de Brabante, Condesa y Ermitaña (Abril 2)
-Santa María
-Santa Margarita de Hungría, Virgen, Princesa, Religiosa
-Santa Prisca o Priscila de Roma, Virgen y Mártir

martes, enero 17, 2017

Evangelio Enero 17, 2017

Día litúrgico: Martes II del tiempo ordinario

Santoral 17 de Enero: San Antonio, abad

Texto del Evangelio (Mc 2,23-28): Un sábado, cruzaba Jesús por los sembrados, y sus discípulos empezaron a abrir camino arrancando espigas. Decíanle los fariseos: «Mira ¿por qué hacen en sábado lo que no es lícito?». Él les dice: «¿Nunca habéis leído lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y él y los que le acompañaban sintieron hambre, cómo entró en la Casa de Dios, en tiempos del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió los panes de la presencia, que sólo a los sacerdotes es lícito comer, y dio también a los que estaban con él?». Y les dijo: «El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado. De suerte que el Hijo del hombre también es señor del sábado».

«El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado»
Rev. D. Ignasi FABREGAT i Torrents - (Terrassa, Barcelona, España)


Hoy como ayer, Jesús se las ha de tener con los fariseos, que han deformado la Ley de Moisés, quedándose en las pequeñeces y olvidándose del espíritu que la informa. Los fariseos, en efecto, acusan a los discípulos de Jesús de violar el sábado (cf. Mc 2,24). Según su casuística agobiante, arrancar espigas equivale a “segar”, y trillar significa “batir”: estas tareas del campo —y una cuarentena más que podríamos añadir— estaban prohibidas en sábado, día de descanso. Como ya sabemos, los panes de la ofrenda de los que nos habla el Evangelio, eran doce panes que se colocaban cada semana en la mesa del santuario, como un homenaje de las doce tribus de Israel a su Dios y Señor.

La actitud de Abiatar es la misma que hoy nos enseña Jesús: los preceptos de la Ley que tienen menos importancia han de ceder ante los mayores; un precepto ceremonial debe ceder ante un precepto de ley natural; el precepto del reposo del sábado no está, pues, por encima de las elementales necesidades de subsistencia. El Concilio Vaticano II, inspirándose en la perícopa que comentamos, y para subrayar que la persona ha de estar por encima de las cuestiones económicas y sociales, dice: «El orden social y su progresivo desarrollo se han de subordinar en todo momento al bien de la persona, porque el orden de las cosas se ha de someter al orden de las personas, y no al revés. El mismo Señor lo advirtió cuando dijo que el sábado había sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado (cf. Mc 2,27)».

San Agustín nos dice: «Ama y haz lo que quieras». ¿Lo hemos entendido bien, o todavía la obsesión por aquello que es secundario ahoga el amor que hay que poner en todo lo que hacemos? Trabajar, perdonar, corregir, ir a misa los domingos, cuidar a los enfermos, cumplir los mandamientos..., ¿lo hacemos porque toca o por amor de Dios? Ojalá que estas consideraciones nos ayuden a vivificar todas nuestras obras con el amor que el Señor ha puesto en nuestros corazones, precisamente para que le podamos amar a Él.
=
Fuente: evangeli.net

Santoral Enero 17



-Beata María Antonia París de San Pedro, Confesora
-Beata Eufemia Domitilla
-Beato Enrique de Comentina, Mártir Patriarca de Constantinopla
-Beato Gamalberto o Gamelberto, Presbítero
-Beato José Vaz, Orador

-La Huída a Egipto

-Nuestra Señora de la Paz, Roma (1483)
-Nuestra Señora de Pontmain, Francia (1871)

-San Antonio "El Grande", Abad (Memoria Litúrgica)
-San Antonio de Chernoezero
-San Antonio de Dymsk
-San Alfredo, Abad
-San Almano, Monje
-San Amalberto, Presbítero
-San Antón, Abad
-San Antonio de Krasny Kholm
-San Antonio de Roma, Monje
-San Apóstolo, el nuevo
-San Aquiles de Grecia, Abad
-San Diodoro, con sus compañeros Mártires
-San Elasipo, Mártir
-San Eltusipo, Mártir
-San Espeusipo de Langres, Mártir
-San Generoso, Abad
-San Genulfo o Genou, Ascético
-San Jenaro Sánchez Delgadillo, Sacerdote Mártir
-San Jorge, nuevo Mártir, Santo Patrono de Ioanina
-San José de Freising, Obispo
-San Juan, Confesor
-San Juan de Roma, Monje
-San Julián Sabas "el Viejo", Ermitaño (Busco Estampa)
-San Lupo, Obispo
-San Marcelo de Die, Obispo y Confesor
-San Mérulo de Roma, Monje
-San Mariano, con sus compañeros Mártires
-San Mariano, Diácono y Mártir
-San Melasipo de Capadocia, Mártir
-San Menio, Abad
-San Sabino, Obispo
-San Sulpicio el Pío, Obispo
-San Teodosio I El Grande
-San Turbon, Mártir

-Santa Junilla, Mártir

-Santa Leonilda, Virgen y Mártir
-Santa Leonisa, Mártir
-Santa Leonila de Capadocia, Abuela y Mártir
-Santa Milwida
-Santa Neosnadia, Virgen, una de las "Doce apóstoles de Irlanda"
-Santa Rosamunda, Princesa

-Venerable, Isabel del Sagrado Corazón de Jesús

lunes, enero 16, 2017

Evangelio Enero 16, 2017

Día litúrgico: Lunes II del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mc 2,18-22): Como los discípulos de Juan y los fariseos estaban ayunando, vienen y le dicen a Jesús: «¿Por qué mientras los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan, tus discípulos no ayunan?». Jesús les dijo: «¿Pueden acaso ayunar los invitados a la boda mientras el novio está con ellos? Mientras tengan consigo al novio no pueden ayunar. Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán, en aquel día.

»Nadie cose un remiendo de paño sin tundir en un vestido viejo, pues de otro modo, lo añadido tira de él, el paño nuevo del viejo, y se produce un desgarrón peor. Nadie echa tampoco vino nuevo en pellejos viejos; de otro modo, el vino reventaría los pellejos y se echaría a perder tanto el vino como los pellejos: sino que el vino nuevo se echa en pellejos nuevos».


«¿Pueden acaso ayunar los invitados a la boda mientras el novio está con ellos?»
Rev. D. Joaquim VILLANUEVA i Poll - (Barcelona, España)

Hoy comprobamos cómo los judíos, además del ayuno prescrito para el Día de la Expiación (cf. Lev 16,29-34) observaban muchos otros ayunos, tanto públicos como privados. Eran expresión de duelo, de penitencia, de purificación, de preparación para una fiesta o una misión, de petición de gracia a Dios, etc. Los judíos piadosos apreciaban el ayuno como un acto propio de la virtud de la religión y muy grato a Dios: el que ayuna se dirige a Dios en actitud de humildad, le pide perdón privándose de aquellas cosas que, satisfaciéndole, le hubieran apartado de Él. 

Que Jesús no inculque esta práctica a sus discípulos y a los que le escuchan, sorprende a los discípulos de Juan y a los fariseos. Piensan que es una omisión importante en sus enseñanzas. Y Jesús les da una razón fundamental: «¿Pueden acaso ayunar los invitados a la boda mientras el novio está con ellos?» (Mc 2,19). El esposo, según la expresión de los profetas de Israel, indica al mismo Dios, y es manifestación del amor divino hacia los hombres (Israel es la esposa, no siempre fiel, objeto del amor fiel del esposo, Yahvé). Es decir, Jesús se equipara a Yahvé. Está aquí declarando su divinidad: llama a sus discípulos «los amigos del esposo», los que están con Él, y así no necesitan ayunar porque no están separados de Él.

La Iglesia ha permanecido fiel a esta enseñanza que, viniendo de los profetas e incluso siendo una práctica natural y espontánea en muchas religiones, Jesucristo la confirma y le da un sentido nuevo: ayuna en el desierto como preparación a su vida pública, nos dice que la oración se fortalece con el ayuno, etc.

Entre los que escuchaban al Señor, la mayoría serían pobres y sabrían de remiendos en vestidos; habría vendimiadores que sabrían lo que ocurre cuando el vino nuevo se echa en odres viejos. Les recuerda Jesús que han de recibir su mensaje con espíritu nuevo, que rompa el conformismo y la rutina de las almas avejentadas, que lo que Él propone no es una interpretación más de la Ley, sino una vida nueva.
=
Fuente: evangeli.net

Santoral Enero 16


-Beata Blanca, Abadesa
-Beata Juana María Condesa Llunch, Virgen Fundadora 

-Beato Ferreolo de Grénoble, Obispo Mártir
-Beato José Antonio Tovini, Maestro Laico Terciario Franciscano
-Beato Santiago de Luino
-Beato Máximo el Fool-for-Christ de Totma, Vologda

-Nuestra Señora del Refugio

-Nuestra Señora de Montserrat liberó a los cautivos de la tiranía de los Turcos, España 

-San Acurso o Acursio, Mártir Franciscano 

-San Ayuto o Adjutoy, Mártir Franciscano
-San Berardo de Corbio, y compañeros Mártires Franciscanos
-San Cosme de Jerusalén “el Méloda”, Obispo y Compositor de himnos Sagrados
-San Dana, Danacto, Dánax o Danacte, Mártir
-San Enrique de Nortumberland, Ermitaño (Busco Estampa)
-San Esteban de Brescia, Mártir
-San Fausto de Riez de Provenza, Obispo (Busco Estampa)
-San Fulgencio de Cartagena, Obispo
-San Flaviano, Anacoreta
-San Fursy o Furseo de Peronne o Aagny, Monje Abad
-San Frisio, Confesor
-San Generoso, Abad
-San Honorato de Arles, Obispo

-San Honorato de Fondi, Abad
-San José Vaz, Presbítero Misionero

-San Marcelo de Tarantasia, Obispo
-San Marcelo I, Papa y Mártir
-San Melas de Rinocorura, Obispo y Confesor (Busco Estampa)
-San Marino de Brescia, Mártir
-San Nicolás de Mitelene, Nuevomártir
-San Otón, Mártir Presbíteros Franciscano
-San Pánfilo de Cesaréa, y compañeros Mártires
-San Pedro de San Jerónimo, Mártir Presbíteros Franciscano
-San Rolando, Abad
-San Romilo de Ravenica,
-San Santiago de Tarantasia, Obispo
-San Teobardo, Monje
-San Ticiano de Oderzo, Obispo
-San Titiano de Venice, Obispo
-San Tolomeo, Mártir
-San Troverio o Triviero, Ascético Presbítero y Eremita
-San Valero o Valerio de Sorrento, Obispo

-Santa Estefanía, Virgen
-Santa Juana da Bagno de Romagna, Virgen
-Santa Neonilla, Mártir
-Santa Leonilla, Mártir
-Santa Liberada de Pavia, hermana de San Epifanio de Pavia

-Nuevos mártires Damascenos de Gabrovo

-Hiero mártires Damascenos de Hilandar de Mt Athos

-Mártires Danax el Reader, en Macedonia
-Mártires de Jonilla (Vovilla), en Capadocia
-Mártires de Turbo, en Capadocia
-Mártires de Neon, en Capadocia

-Veneración de las Preciosas Cadenas del Santo y Glorioso Padre Apostolado